María del Carmen Espinosa

Si bien la parte académica es sumamente importante en el mundo de hoy, para educar y formar niños sanos y con calidad humana se necesita disciplina y valores. Y eso es lo que destaco del colegio Villa María. La disciplina hace que seamos trabajadoras, detallistas, responsables, organizadas…  Permite que demos lo mejor de nosotras en nuestro trabajo, en nuestras relaciones personales y en nuestra vida en general.  Asimismo, al enfatizar una educación en valores cristianos, el colegio reforzaba lo que mis padres me enseñaban en casa, como la solidaridad para con los más necesitados, la honestidad, la integridad y la humildad. Esos valores son los que me inculcaron y los que me han ayudado a mantenerme firme a pesar de las dificultades y el estado del mundo actual.